Oraciones para misa de difunto

Cuando una persona deja este mundo, es difícil encontrar consuelo. En estas ocasiones se recurre a una misa especial, en su honor, en la que se ruega por el alma del fallecido. Para honrar su memoria y pedir al Señor por su descanso eterno, se utilizan los llamados “rezos de difuntos”.

A continuación encontrarás rezos y alabanzas para difuntos, que son comunes en las misas de difuntos:

Rosario para difuntos

Según la tradición cristiana, se debe rezar el rosario para los difuntos. Esto se hace para rogar a la Vigen María por el alma de la persona fallecida, para que encuentre paz en su descanso eterno.La estructura del rezo es muy similar al rezo a la Virgen tradicional. La principal diferencia, es que estas oraciones llevan algunas jaculatorias adicionales y se presentan diferencias en la Letanía. Cuando el ruego se extiende a lo largo de nueve días se considera un novenario para difuntos.

Oraciones para difuntos bonitas

  • Si por Tu sangre preciosa, Señor, lo has redimido, que lo perdones, te pido, por Tu Pasión dolorosa.
  • Dale Señor el descanso eterno, y luzca para él la luz perpetua.
  • Que por Tu infinita misericordia el alma de… y de todos los fieles difuntos, descansen en paz. Así sea.

Descanso eterno

Dales, Señor, el eterno descanso,
y que la luz perpetua los ilumine.
En Sion, cantan dignamente tus alabanzas.
En Jerusalén, te ofrecen sacrificios.
Escucha mi plegaria,
hacia Ti a quien van todos los mortales.
Dales, Señor, el eterno descanso,
y que la luz perpetua los ilumine.

Señor ten piedad
Señor, ten piedad,
Cristo, ten piedad,
Señor, ten piedad.

Absuelve señor

Absuelve, Señor,
las almas de los fieles difuntos
de las ataduras del pecado,
y que socorridos por tu gracia
puedan ellos merecer evadir la intencionada retribución
y disfruten de la bendición de la luz eterna.

Lamentable

Lamentable aquel día,
cuando de las cenizas se levanten
los hombres culpados para ser juzgados.
Ten compasión de ellos, Dios:
Piadoso Señor Jesús,
concédeles el descanso (eterno). Amén.

Señor Jesus cristo

Señor, Jesucristo, Rey glorioso,
liberad las almas de los fieles difuntos
de las llamas del infierno y el profundo abismo.
Liberadlos de la boca del león
para que el abismo horrible no los engulla
ni sean encadenados en oscuridad.
Que el abanderado san Miguel
los guíe a la santa luz,
como le prometiste a Abraham y a su descendencia.

Plegarias

Plegarias y alabanzas, Señor, ofrecemos en tu honor.
Acéptalas en nombre de las almas
en cuya memoria hoy las hacemos:
hazlas pasar, Señor, de la muerte a la vida,
como antaño prometiste a Abraham y a su descendencia.

Luz eterna

Que la luz eterna brille para ellos, Señor,
en medio de vuestros Santos
porque sois piadoso.
Dadles el reposo eterno, Señor,
y que la Luz Eterna brille sobre ellos.
como santos tuyos para siempre, pues sois misericordioso.

Antífona de entrada

El Señor le abra las puertas del paraíso
para que pueda volver a la patria
donde no hay muerte y el gozo permanece para siempre.

Oración colecta

Dios, Padre todopoderoso,
que nos has fortalecido por el misterio de la cruz
y nos has reconfortado
con el sacramento de la resurrección de tu Hijo,
concede que nuestro hermano N.,
pueda entrar a formar parte de la comunidad de tus elegidos.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.

O bien:
Padre santo, escucha nuestras oraciones
que imploran tu misericordia
para que tu hijo N.;
a quien hiciste miembro de la Iglesia en esta vida,
sea llevado a la patria de la luz y de la paz,
y pueda participar de la asamblea de los santos.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.

Oración sobre las ofrendas

Señor Dios, ten misericordia de tu hijo N.
por quien te ofrecemos este sacrificio de alabanza;
te imploramos humildemente que,
por estos misterios de reconciliación,
merezca resucitar para la vida eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión Jn. 6,37

Dice el Señor: todo lo que me da el padre viene a mí,
y al que venga a mí, yo no lo rechazaré.

Oración después de la comunión

Padre, renovados por este sacramento de la vida,
del que también participó en la tierra nuestro hermano N.
te pedimos que, por la fuerza de este santo misterio,
purifiques su alma
y le concedas gozar para siempre en la paz de Cristo.
Que vive y reina por los siglos de los siglos.

Antífona de entrada Cf. Job 19,25.26

Yo sé que mi Redentor vive y que el último he de resucitar
y en esta carne mía contemplaré a mi Dios.

Oración colecta

Señor Dios, libra a tu hijo N. de toda atadura de pecado,
y ya que lo hiciste en la tierra imagen de Cristo,
concédele gozar la gloria de la resurrección
en compañía de tus santos,
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.

Oración sobre las ofrendas

Concédenos, Señor,
que sea de provecho para tu hijo N.,
este sacrificio, por el cual quisiste borrar los pecados del mundo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión Cf. Jn. 6,50

Dice el Señor: este es el pan que ha bajado del cielo.
El que coma de este pan no morirá jamás.

Oración después de la comunión

Padre, te pedimos que el sacrificio de tu Iglesia
ayude al alma de tu hijo N.,
y ya que en esta vida recibió el sacramento de tu misericordia,
pueda gozar ahora, con los santos, de la compañía de Cristo.
Que vive y reina por los siglos de los siglos.

Cantos para difuntos

Estos son algunos de los cantos y alabanzas más usuales para despedir a un miembro de la comunidad durante una misa de difuntos.

Despidamos al hermano

Despidamos todos juntos al hermano y elevemos en su honor una oración;
despidamos todos juntos al herma no y entonemos la victoria del Señor;

ENTONEMOS LA VICTORIA:
CRISTO TE DÉ LA VIDA
Y TE RECIBA EN SU AMISTAD
CRISTO TE DÉ LA VIDA
Y TE RECIBA EN SU AMISTAD.

Tu familia y amistades hoy presentes te desean que descanses junto a Dios; tu familia y amistades hoy presentes te despiden y te cantan el adiós.
HASTA PRONTO, HASTA EL CIELO.
CRISTO TE DÉ LA VIDA
Y TE RECIBA EN SU AMISTAD.
CRISTO TE DÉ LA VIDA
Y TE RECIBA EN SU AMISTAD.

Dale el descanso Señor

Dale el descanso Señor,
dale el descanso;
abre tus brazos de amor, tu salvación.
Te reciban los ángeles, en su ciudad,
te reciban los mártires, en su amistad.

Que se apaguen las lágrimas, en nuestro hogar porque existe otra vida,
Dios nos la da.
Cuando llegue la tarde, cerca está ya que tu llama ilumine,
la eternidad.

Frases cortas para difuntos queridos

A continuación encontrarás algunas dedicatorias para difuntos queridos que puedes utilizar en su homenaje, ya sea en las tarjetas de invitación o mientras compartes el pésame.

Dios nos dio memoria para nunca olvidar a quien amamos.

Te recordaré cada día de lo que reste de mi vida con tu sonrisa y alegría. Descansa en paz.

“Adiós” no es para siempre. “Adiós” no es el final. Solamente significa que te echaré de menos… hasta que nos volvamos a encontrar.

Alegro mi corazón, seco mis lágrimas, porque estás con Dios y ya no sufres más.

Las personas que realmente amamos jamás morirán en nuestros recuerdos y nuestros corazones.

Dios te apartó de nuestro lado, pero nos dio un ángel que nos protege desde el cielo.

También te puede interesar:

[pt_view id=”6064831l2m”]

¡Si te sirvió este contenido dale 5 estrellas!
(Votes: 7 Average: 3.9)
¡Comparte este contenido!